Leo y Suárez, en el vestuario